La calificadora Standard & Poor´s presentó la calificación de este año al país, en la que mantiene la calificación de BB+ en moneda nacional y BB para moneda extranjera, redujo la perspectiva de estable a negativa, debido a la baja en la carga tributaria, poca inversión pública y elevado índice de pobreza.

Otro de los aspectos que perjudicaron en la perspectiva es la debilidad institucional y falta de consenso político para las reformas necesarias que ayuden a resolver problemas estructurales.

Para que la calificadora vuelva a otorgar la perspectiva estable al país se debe trabajar en las debilidades, en caso contrario puede ir en disminución la calificación.

Las calificadoras Moody´s y Fitch and Ratings han mantenido la calificación para Guatemala en Ba1 y BB con perspectiva estable respectivamente.