Ante el Juzgado de Mayor Riesgo B, presidido por el juez, Miguel Ángel Gálvez, comenzó la audiencia de primera declaración donde comparecen los sindicados en el caso TCQ, en el que se investigan sobornos para la firma de un contrato entre el Estado y una empresa para ampliar una terminal en la Portuaria Quetzal.

Pese a que la audiencia fue programada a las 9 de la mañana, se inició poco después de las 9:30 horas.

Una de las primeras discusiones fue que la defensa no acepta la participación de la Contraloría General de Cuentas de la Nación y de la Procuraduría General de la Nación como querellantes adhesivos. Solo la segunda fue aceptada, pero como agraviada.

Así llegaron los sindicados

La primera que fue llevada a la Torre de Tribunales fue la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti.

Oliver de Ros

Foto:

Luego arribó el expresidente, Otto Pérez Molina, quien negó conocer a Jonathan Chévez, señalado por la fiscalía de haber lavado el dinero que habría recibido del soborno.

Oliver de Ros

Foto:

Tras la llegada de Pérez Molina fueron llevados el resto de sindicados, entre ellos su yerno, Gustavo Martínez, y el director de la empresa TCQ, el español Juan José Suárez.

Oliver de Ros

Foto:

Los delitos que son perseguidos en este caso son asociación ilícita, cohecho pasivo, cohecho activo, fraude, lavado de dinero u otros activos, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

Pérez Molina y Baldetti se reencontraron en una sala judicial. En esta ocasión estuvieron más cerca. El expresidente pudo saludar con un beso en la mejilla a la ex vicemandataria.