César Calderón agitaba los brazos para reforzar cada palabra con la que defendía a su patrocinado, el expresidente, Otto Pérez Molina. Su alegato frente al Juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, duró poco más de una hora con treinta minutos, tiempo en el que desacreditó las pruebas de la fiscalía que señalan al exmandatario de dirigir una estructura de corrupción.

El abogado defensor aprovechó su momento para criticar la manera en que ha sido señalado Pérez Molina desde el momento en que los representantes del ente investigador dieron a conocer las capturas y la forma de operar de una red que administró 30 millones de dólares, supuestamente pagados por la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) para beneficiarse con la firma de un contrato que le permitiría operar en la Empresa Portuaria Quetzal.

Kenneth Monzón

Foto:

“Daños irreversibles” dijo Calderón que fueron los que causó la fiscalía con esa conferencia de prensa. En su argumento reiteró que este caso se debería conocer en la vía de lo contencioso administrativo y enfatizó que el único dinero que corrió fueron los 200 millones de dólares que consiguió TCQ para construir la nueva terminal en Puerto Quetzal.

Otro punto de la estrategia del abogado fue criticar la declaración en anticipo de prueba del colaborador eficaz Juan Carlos Monzón. "Es un juego sucio, no es legal, fue a espaldas de la defensa" refirió al hablar del testimonio del exsecretario privado de la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti.

Calderón citó algunos casos, como el Rosenberger, para explicar lo viciado, según su criterio, que puede ser el uso de un colaborador eficaz.

Oliver de Ros

Foto:

En su exposición también tuvo palabras de crítica contra el presidente, Jimmy Morales. "Él no sabe nada. Las acciones se están discutiendo. No ha sido declarado nulo el negocio, es absolutamente legal", afirmó.

Para reafirmar su punto no dudó en decir que el testimonio de Monzón está basado en mentiras. Acerca de otras pruebas, como unos cuadros de porcentaje del soborno que se habría repartido, aseguró “esos los hizo él”.

Calderón alzaba la voz y levantaba sus hojas de apoyo. Cuando se refería a su defendido extendía su brazo izquierdo y lo movía hacia atrás para señalarlo, mientras que con el derecho apuntaba a los acusadores.

Oliver de Ros

Foto:

El abogado de Pérez Molina aseguró que no hay pruebas claras. Citó como ejemplo que "no hay registro migratorio ni pruebas de esa reunión " al hablar de la negociación primaria del contrato que se habría dado en Cancún, México.

"¿De dónde vino el dinero? No hay una pista que Chévez recibió dinero" dijo cuando mencionó a Jonathan Chévez, señalado de haber lavado dinero para el expresidente de la República.

El abogado insistió en el tema Chévez al decir “no llevó nada, es mentira", para desvirtuar lo dicho por el MP en cuanto a que el supuesto “lavador de dinero” le llevó US$3 millones a Pérez Molina a Casa Presidencial.

Oliver de Ros

Foto:

Calderón se secaba el sudor la frente mientras miraba sus notas para proseguir con su descargo.

“No me extraña que la señora Baldetti cometió un error al contratarlo peor fue él quien negoció no fue Pérez Molina" dijo cuando habló de nuevo de Juan Carlos Monzón.

Viendo al juez Galvez, y después de poco más de una hora y media, César Calderón pidió la falta de mérito, en busca de que el expresidente no quede ligado a proceso penal y concentrar su defensa solo en el caso La Línea.