La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) solicitaron un antejuicio en contra del diputado Pedro Muadi por su presunta vinculación con la sustracción de fondos en el Legislativo.

“Las investigaciones revelaron que Muadi realizó contratos como presidente del Congreso (2013-2014) entre la empresa Productos Servicios y Equipos, S. A. (P.S.E. S. A.), de su propiedad, y otra de seguridad privada para que un equipo de 15 agentes apareciera como personal del Legislativo, sin que se presentaran a trabajar”, explicó la fiscal general Thelma Aldana, quien informó que la investigación inició después de una denuncia que presentó Acción Ciudadana sobre supuestas plazas fantasmas.

Por este caso, fueron detenidos Claudia María Bolaños Morales, secretaria de Muadi, y José Estuardo Blanco Aguilar, jefe de seguridad del diputado, por los delitos de peculado por sustracción y asociación ilícita.

“De junio a diciembre de 2013, pese a que el contrato de los agentes decía que su sueldo era de Q8 mil al mes, los 15 guardias recibieron Q2 mil mensualmente en efectivo”, informó Iván Velásquez, jefe de la CICIG.

“Con la documentación contable se estableció que durante ese periodo fueron sustraídos de las arcas del Congreso aproximadamente Q630 mil”, aseguró.

Al ser consultado sobre los señalamientos en su contra, Muadi afirmó que no podía hablar porque “no había sido notificado”.

Las fuerzas de seguridad allanaron el departamento de recursos humanos del Congreso, en busca de evidencias del caso. Los fiscales incautaron documentos de los supuestos contratos.