A pesar de que su trabajo es cuidar, muchas veces, a los reos más peligrosos del país y su profesión es de alto riesgo, su salario sigue quedando en deuda. El ministro de Gobernación, Mauricio López, afirmó que su sueldo base es de Q1,300.

"Es un tema pendiente, realmente más bonos ganan aproximadamente Q3,200; sin embargo, solo son dulces para paliar la situación. Al final, después de 20 años, un agente presidios ingresa ganado Q1,300 y se retira ganando lo mismo", expuso el funcionario.

Las declaraciones de López ocurrieron durante la presentación de la Política Nacional de Reforma Penitenciaria 2014-2024, cuyo propósito es mejorar la situación de la institución.

Durante sus exposición, el titular de la cartera del Interior añadió que se trabaja para evitar el hacinamiento en las prisiones. "De hecho, cada día ingresan 20 personas nuevas y salen 13. Es decir, hay siete reos que quedan recluidos", explicó.