La cara del prófugo Luis Mendizábal estará en afiches de la policía que explicarán la recompensa de Q100 mil, la misma que fue ofrecida por Juan Carlos Monzón, quien estuvo casi seis meses escondido por su implicación en el caso de defraudación aduanera La Línea.

Elmer Sosa, viceministro de Gobernación, explica que aún se “analiza” ofrecer la recompensa que sería la misma que estaba asignada para Monzón, quien se entregó y fue enviado a prisión por un juez.

¿Quién es?

El empresario era dueño de la boutique Emilio, ubicada en la zona 10, el centro de operaciones de La Línea, explicó el fiscal José Morales.

El 16 de abril los investigadores de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) incautaron Q1.6 millones y “documentos importantes” del grupo que defraudaba al Estado.

Mendizábal, de 68 años, es ingeniero graduado de la Universidad Politécnica de California.

También fue vinculado al video del abogado Rodrigo Rosemberg que se difundió el 12 de mayo de 2009. “Si usted está viendo este mensaje, es porque fui asesinado”. Mendizábal mencionó que solo “debía repartir el video”.

En la investigación de la fiscalía y la CICIG existen sus escuchas telefónicas. En una de las conversaciones Mendizábal le menciona a la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Blanca Stalling cuando detuvieron a los implicados en el caso del bufete de la impunidad, cuando la jueza Marta Sierra (en prisión) otorgó fianzas a los líderes del grupo.

Lee también: