Luego de que el Gobierno publicara en el diario oficial la extensión para el cierre del Fonapaz, las reacciones no se hicieron esperar.

Analistas aseguran que la extensión puede prestarse para actos anómalos.

“Creo que es un tiempo excesivo que se presta para suspicacias. Se supone que proyectos de años anteriores tienen que ser liquidados cuando concluyen”, aseguró  Luis Linares López, secretario  ejecutivo de Asíes.

“Lo que evidencia es la ineptitud de la gente que se designó para liquidar dicha dependencia. Hay puerta abierta para que se dude si estén enterrando pruebas de anomalías”, aseguró.

Fernando Prera, analista de la Usac, expuso que se denota que existen intereses que impiden su cierre.

“¿Por qué? Aún no lo han cerrado. Algo hay que está retrasando todo, es mucho tiempo”, aseguró.

Según el documento que se publicó, la extensión es hasta el 31 de diciembre del próximo año.

“Si hay destrucción o pérdida de documentación de respaldo de operaciones financieras y contables se accionará administrativa o judicialmente”, se consigna.

“Hay indicios de esto, pero se está confirmando”, aseguró el presidente Otto Pérez.