Luego de 20 días de haber sido nombrada como Procuradora General de la Nación (PGN), Anabella Morfín Mansilla habla de la revisión que hace de algunos contratos del Estado y de las condiciones en que ha recibido la institución.

“Encontré el escritorio literalmente vacío” recordó la titular de la PGN en entrevista en A Primera Hora de Emisoras Unidas.

Para conocer los expedientes recurrió a las asistentes, quienes los tenían, indicó. Al preguntar quién sería él responsable de haberle dado más información, relató que fue una cadena de eventos.

Publinews

Foto:

María Eugenia Villagrán, ex PGN no fue quien le entregó, de hecho nadie lo hizo, comentó. Villagrán le dio el cargo a una persona quien estuvo de interina durante tres días, y el informe de ese tiempo fue el que Morfín recibió.

Lamentó que no haya habido una transición, porque de esa manera sería más fácil conocer las debilidades de la PGN y darles seguimiento.

A su criterio, la PGN es una de las instituciones más “olvidadas del Estado” con presencia en 19 departamentos, pero con solo dos o tres personas por delegación, comentó.

Caso TCQ y otros contratos

“Quien suscribió ese contrato no tenía facultades” dijo acerca del contrato entre Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) y la Empresa Portuaria Quetzal que se busca anular.

Aseguró que el presidente Jimmy Morales le pidió que analice ese caso y que se apegue a la ley. Además, dijo que trabaja con libertad y tranquilidad sin haber recibido ninguna presión por el momento.

En cuanto a otros contratos, explicó que el 8 de junio solicitó a la Superintendencia de Telecomunicaciones los antecedentes para establecer si se llenaron los requisitos de ley y es afectado o no el patrimonio del Estado.

Morfín Mansilla dijo que hasta el viernes no ha recibido los documentos y no está facultada para imponer plazos, esperaría la colaboración espontánea en aras de la transparencia.