Expertos de la División de Investigación, Desactivación de Armas y Explosivos (DIDAE) llegaron al hospital de Amatitlán luego que fuera recibida una llamada que alertaba de la colocación de un artefacto explosivo, confirmó el vocero presidencial, Heinz Heimann. 

La alerta recibida indicaba que la supuesta bomba habría sido colocada en el área de emergencia de dicho centro asistencial. Horas después se descartó que haya habido un artefacto explosivo.

Las autoridades del hospital decidieron no atender a más pacientes en ese sector mientras hacía la revisión los expertos antiexplosivos de la Policía Nacional Civil (PNC).


Pese a la alarma, las autoridades no creyeron conveniente evacuar a los pacientes o personal de otras áreas del hospital.