Alfonso Portillo, quien gobernó de 2000 a 2004, terminará su condena en Estados Unidos por haber aceptado ante un juez recibir un soborno del gobierno de la República China (Taiwán).

El regreso de Portillo será el 25 de febrero en un avión privado, como lo solicitó el gobierno y no en un vuelo de deportados como cualquier guatemalteco que culmina una sentencia en ese país.

Portillo tendrá una guardia presidencial, así lo informó Alfredo Pimentel, titular de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia (SAAS), que agrupa a los guardespaldas del presidente de turno.

"Esta en ley que el Estado tiene la obligación de dar seguridad a Portillo en calidad de expresidente", mencionó Pimentel.

Añadió que aunque el exmandatario haya aceptado culpabilidad en el país norteamericano él no ha perdido su calidad de expresidente por lo que será resguardada su seguridad física.