El vicepresidente Alejandro Maldonado visitó El Salvador para presenciar la beatificación del arzobispo Oscar Romero,  a 35 años de su muerte, en una ceremonia que contó con la presencia de millares de personas.

Varios guatemaltecos también se dieron cita a la ceremonia de beatificación del reconocido evangelizador y padre de los pobres.

La ceremonia se extendió por dos horas y 40 minutos, y concluyó con el lanzamiento de fuegos artificiales.