El alcalde capitalino Álvaro Arzú viajó por la ruta al Pacífico durante el fin de semana en motocicleta.

Hizo una parada breve cerca del peaje de la autopista Palín-Escuintla. Pasó a un restaurante cercano y le llamó la atención un perro que deambulaba en una gasolinera.

Arzú se acercó y preguntó qué le pasaba al perro. Algunos automovilistas y motoristas le mencionaron que se trataba de un perro callejero o que alguien lo había abandonado.

Bill Rojas compartió en Facebook que había acomodado al perro en su motocicleta. Luego el alcalde le pidió llevarlo a un veterinario en La Antigua Guatemala y al final lo dejó en su casa.

El matutino "El Expres" compartió las fotografías.

¿Qué les parece?