La prisa por llegar temprano al trabajo pudo haber sido la chispa que encendió el fuego para que Marvin Estuardo Ramírez acelerara su vehículo en contra de la vía y terminara mal.

El 2 de diciembre Ramírez aceleró desde el sector denominado la "Pila". Continuó y arrastró dos conos y siguió. El radio de los policías de tránsito alertó a Alexander García: "Un carro negro en contra de la vía, alerta".

El uniformado alzó la mano para señalizar el alto y decidió pararse enfrente. Ramírez, en cambio, continuó su marcha y de paso se llevó al policía de tránsito varios metros.

Ramírez decidió detenerse hasta que el vidrio delantero se rompió a causa del impacto contra el agente.

Algunos testigos han comentado que ha sido una irresponsabilidad.

La Policía Municipal de Tránsito de Villa Canales ha multado a Ramírez con Q1000 por agresión y Q300 porque la licencia de conducir estaba vencida desde el 10 de agosto de este año.

"Hemos cumplido con el reglamento de tránsito, incluso, nuestro compañero fue suspendido por el Seguro Social y regresará a sus labores el lunes próximo", menciona Max Arriaga, jefe de tránsito de la localidad.

Se ha intentado hablar con Ramírez para conocer su versión aunque no ha sido posible. Ha solicitado que le paguen el vidrio quebrado.