Edgar Barquín quien fue candidato a la vicepresidencia por el partido Libertad Democrática Renovada (Líder) ha sido citado para comparecer ante un juez este 21 de octubre por un caso de corrupción.

La cita es a las 9 horas en el Juzgado de Mayor Riesgo B que dirige Miguel Gálvez. ¿Acudirá?

Acusación

El político fue señalado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala por los delitos de tráfico de influencias y asociación ilícita.

La acusación detalla que Barquín influyó para proteger al empresario Francisco Morales, alias “chico dólar”, detenido por lavado de dinero en el caso “lavado y política”.

La CICIG y el Ministerio Público presentaron en julio un antejuicio en contra de Barquín por sospechas de formar parte de una red de lavado de dinero. En dicha estructura, también están señalados los diputados Manuel Barquín y Jaime Martínez Lohayza.

Horas después de haber perdido la elección en las urnas, la fiscalía solicitó una orden de arraigo que fue autorizada el 15 de septiembre. Un día después, sus abogados enviaron un memorial al juzgado para “ponerse” a disposición.

Para garantizar su permanencia y solidez, dicha red estaba protegida por círculos de poder. Se estableció que Edgar Barquín, quien fungía en ese entonces como presidente del Banco de Guatemala y la Junta Monetaria, ayudó para que Morales Guerra saliera intacto de las investigaciones de las instituciones fiscalizadoras y de investigación.

También contó con la colaboración de los diputados Jaime Martínez Lohayza y Manuel Barquín, este último dispuso que se utilizaran sus oficinas y colaboradores del Congreso para asesorar, apoyar y trasladar documentación a Morales Guerra. Mientras que Silvia Antonieta Guevara Prado -quien fungía como gerente de una sucursal del Banco G&T- en Asunción Mita, Jutiapa, lo asesoró y alertó sobre los controles de la Intendencia de Verificación Especial (IVE).
 

Modo de operar

Integrantes de la organización recolectaban el dinero a través de personas particulares y de algunas organizaciones que ya han sido investigadas en el país y en el exterior por lavado de dinero.

Francisco Morales, alias "Chico dólar"  introducía este dinero al sistema financiero (en dólares o quetzales) a través de unas 200 empresas ficticias y de testaferros, quienes a su vez transferían el dinero a sus cuentas hacia diferentes países (Estados Unidos, China, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Islas Caimanes, Francia, Turquía, Colombia y Brasil) aparentando que provenían de transacciones comerciales.

Se documentaron 686 transferencias al exterior que ascienden a US$33 millones (aproximadamente Q255 millones) pero se estima que las operaciones de lavado podrían llegar a Q937 millones.