Recientemente, usuarios de telefonía móvil reportaron haber recibido inusuales mensajes de texto que indicaban que aquellos números sin registro serían suspendidos, y que para evitarlo debían debía enviar su número de DPI al número 255.

Los mensajes generaron duda en algunos usuarios, quienes sospecharon que podría tratarse de un engaño para extraer sus datos y ser extorsionados.

Ante esta situación, Publinews se puso en contacto con la empresa Tigo, la cual aclaró que dichos mensajes obedecen al cumplimiento del decreto 8-2013 de la Ley de Equipos Terminales Móviles.

En su artículo 4, la ley estipula que "Constituye una obligación de toda persona individual o jurídica que sea usuario de servicios de telefonía y comunicaciones móviles registrarse como tal, para lo cual deberá suministrar la información que le sea requerida en la forma, modo y tiempo que indique su operador". La ley también estima que "los usuarios actuales de servicios móviles tienen un plazo de treinta y seis (36) meses para registrarse ante su operador".

Asimismo, ley expresa que, una vez finalizado el plazo que refiere el artículo 4, los operadores deberán suspender el servicio de telefonía o comunicaciones móviles a los usuarios que no se hayan registrado.

Por último, la compañía indicó que el único destino corto del cual se envían estos mensajes es el 255, número que fue habilitado por la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT) para que los operadores envíen la respectiva solicitud de registro a los usuarios.