La Línea, el contrato de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) y Cooptación del Estado son los casos donde el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) señala al expresidente Otto Pérez Molina de haber recibido sobornos por medio de autorizaciones anómalas desde que el 3 de septiembre del año pasado cuando fue capturado.

El exmandatario envió la carta de renuncia al Congreso el 2 de septiembre en horas de la noche del año pasado, luego de que los diputados decidieron levantarle la inmunidad por los señalamientos que presentó el MP donde lo señala de ser el cabecilla de la estructura que llegó al poder para enriquecerse ilícitamente.

Pérez Molina es acusado de asociación ilícita, cohecho pasivo, defraudación aduanera, lavado de dinero y fraude, por lo que desde septiembre del año pasado fue enviado a prisión a la cárcel de la base militar Mariscal Zavala.

El ente investigador a iniciado el proceso de extinción de dominio de propiedades que se presume que son del exgobernante, pero las cuales fueron compradas con empresas que creó la estructura de Pérez para obtener bienes.

Entre las propiedades que han sido entregadas a la Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio está la finca ubicada en Zaragoza Chimaltenango, tres bienes y cuatro lanchas, a la vez, el embargo de cuentas bancarias.