Con 106 votos a favor se mantiene el decreto que sanciona con prisión a funcionarios que no acudan a las citaciones en el Congreso de la República.

"El Congreso no puede someterse a las disposiciones de otro órgano del Estado", indicó Orlando Blanco en el Hemiciclo.

Los diputados reaccionaron con aplausos y algarabía al resultado de la votación, ya que, tal y como expresó Blanco, "se está sentando un precedente histórico". "No podemos someter al soberano a una decisión del presidente aconsejado por ministros espurios que no quieren dar la cara", agregó el legislador.

Cabe mencionar que la mayoría de diputados que votaron en contra fueron oficialistas y del partido Líder.

Mario Taracena, presidente del Legislativo, pidió que haya un acuerdo político a los diputados y presidentes de las comisiones a citar a los funcionarios acorde a su fiscalización para que no haya exceso de citaciones.

Según Oliverio García Rodas, diputado independiente, el rechazo al veto presidencial ya ha pasado varias veces.