Las remesas familiares enviadas a Guatemala desde el extranjero crecieron un 8.6% durante 2014 en relación con el año anterior, pese al aumento en la deportación de guatemaltecos desde Estados Unidos, informó el Banco de Guatemala (Banguat).

En 2014 los guatemaltecos que residen en el exterior, principalmente en Estados Unidos, le inyectaron a la economía nacional US$5 mil 544 millones frente a los US$5 mil 105 millones reportados en 2013, precisó el informe del Banguat.

El flujo de remesas creció a pesar de que las autoridades migratorias estadounidenses deportaron a 51 mil 157 guatemaltecos a lo largo del año pasado, una cifra que representa un incremento de 1.86% en comparación con 2013.

El mes con mayores ingresos por remesas fue julio con US$509 mil 7 millones, y el de menor ingresos fue febrero con 383,3 millones, precisó el organismo.
En diciembre pasado, Guatemala recibió US$496 millones en concepto de remesas, 11% más que el mismo mes de 2013.

Las remesas familiares representan uno de los pilares de la economía guatemalteca, equivalente a la mitad de los ingresos por exportaciones, alrededor de los US$10 mil millones.

El Banco Mundial, en un informe divulgado en setiembre, advirtió que un estancamiento en el crecimiento de las remesas a Guatemala “provocaría un shock efectivo en toda la economía”.

Alrededor de 1,5 millones de guatemaltecos residen en el extranjero, de los cuales 1.3 millones están en Estados Unidos, la mayoría de manera ilegal, según la Organización Internacional para la Migraciones (OIM).