Las autoridades de La Antigua Guatemala reciben cada día de cinco a diez denuncias por fiestas nocturnas, por lo que los operativos de control se ampliaron a toda la semana, ya que solo se echaban a andar los viernes y sábados, informó el portavoz de Gobernación Departamental, Nery Gálvez.

De acuerdo con el Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), desde noviembre del año pasado cada fin de semana se han realizado operativos en las principales salidas y calles de la ciudad colonial, debido al aumento de las denuncias de vecinos que no se respeta la ley seca (se prohíbe la venta de alcohol y se deben cerrar los comercios a la 1 de la mañana).

“Uno de los objetivo fue erradicar la parranda callejera y disminuir la ingesta de alcohol para evitar desorden y accidentes viales. Sin embargo, lo más importante era recuperar el orden y control de las actividades nocturnas y espacios públicos para hacerlos más seguros para la gente”, explicó Pedro Duchez, director del Inguat.

Se informó que, luego de darle seguimiento a una serie de quejas y denuncias, se logró identificar al menos siete restaurantes y bares que ofrecían  “after parties”. “No se sabe a ciencia cierta cuántas fiestas clandestinas conocidas como “after parties” se realizan después de la 1 de la madrugada. Según los vecinos, son esporádicas y en otros casos recurrentes en discotecas, hoteles, hostales, bares”, consigna un comunicado de prensa del Inguat.

“Los operativos continuarán con el objetivo de restaurar permanentemente el orden y evitar que La Antigua Guatemala se deteriore, fortaleciendo su importancia como Patrimonio Cultural de la Humanidad”, enfatizó la institución.