A pesar de que en Ley Orgánica del Instituto Nacional de Estadística (INE) se consigna que el Censo de Población se debe realizar por lo menos una vez cada diez años, las autoridades del Ejecutivo confirmaron que el próximo sí se llevará a cabo.

Es decir, 15 años después del último censo, que se llevó a cabo en 2002, se actualizarán las estadísticas de la población guatemalteca.

Luis Velásquez, asesor del gobierno, junto con Heinz Hiemann, vocero presidencial, explicaron que a partir de marzo de este año se inician los preparativos.

"El costo será de aproximadamente Q225 millones. Ya se está trabajando con el Banco Mundial y con la comunidad internacional para obtener los recursos. Además, se deberán incluir fondos en el presupuesto de 2017", expuso Velásquez.

¿Importancia?

De acuerdo con el analista Renzo Rosal, un censo poblacional es vital para la creación de las rutas que respondan a las necesidades de un país. "De allí parte la elaboración de las políticas públicas en pro del desarrollo de los guatemaltecos. Además, sirve como guía para orientar los indicadores vitales como la salud, el empleo y la educación y da un panorama sobre la situación de la nación", expone Rosal.