El llamado Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad por un tiroteo en una conferencia en Texas que exhibía caricaturas burlándose del profeta Mahoma, que resultó con los atacantes muertos.

Este es el primer acto de los yihadistas en territorio estadounidense. "Dos de los soldados del Califato ejecutaron un ataque a una exposición de arte en Garland, Texas. Esta exposición mostraba imágenes negativas del profeta Mahoma", según anunció el martes el grupo yihadista a través de su emisora ​​de radio oficial. "Le decimos a los defensores de la cruz, a los EEUU, que los futuros ataques serán más duros y peores. Los soldados del Estado Islámico infligirán daño sobre ustedes con la gracia de Dios. El futuro está a la vuelta de la esquina".

Por otro lado, los sospechosos yihadistas Elton Simpson y Nadir Soofi fueron ultimados a tiros por la policía después de que abrieran fuego contra un guardia de seguridad en un centro de conferencias en Garland, donde el grupo de extrema derecha estadounidense, Iniciativa de Defensa de Libertad (AFDI, por sus siglas en inglés), era anfitrión de un concurso de caricaturas. Por esta razón, Publinews conversó con Helen Fenwick, experta en contraterrorismo en la Facultad de Derecho de Durham, Reino Unido, sobre los últimos acontecimientos.

Uno de los hombres armados, Elton Simpson, supuestamente tenía vínculos con grupos terroristas. ¿Eso es importante?

- Sí, porque demuestra que él no era un salafista al azar, un 'lobo solitario' o un pistolero wahabí sin vínculos particulares a cualquier organización. Así, los servicios de seguridad deberían seguir tratando de identificar los signos de este tipo de enlaces en relación a individuos sospechosos a fin de tener una mayor posibilidad de intervención temprana. También demuestra que él estaba tratando de promover una ideología extremista en particular, y los sitios web y las redes sociales que ayudan a la radicalización de estas personas deberían pasar a ser sospechosas, ya que son propensas a infringir leyes antiterroristas.

¿Son los eventos de este tipo, de libre expresión que satirizan al profeta Mahoma, un riesgo para la seguridad alrededor del mundo?

- Pueden proporcionar oportunidades para aquellos que desean cometer un asesinato para promover una ideología, pero otras oportunidades también podrían ser aprovechadas. El peligro surge desde aquellos que están dispuestos a asesinar a otros para promover una ideología extrema salafista/wahabí; si no existieran este tipo de eventos, otros asuntos podrían considerarse ofensivos, por ejemplo anuncios con mujeres o las películas consideradas "anti-islámicas" por estos grupos extremistas.

Este evento, organizado por el grupo de derecha Iniciativa de Defensa de Libertad, ¿realmente promovía la libertad de expresión, o simplemente fue una provocación?

- Puede que haya sido ambas: el ejercicio de la libertad de expresión a menudo se ha considerado 'provocativo' por varios grupos. La película británica de 1979 "La vida de Brian" se consideró 'provocativa' por algunos grupos cristianos.

¿Pero este tipo de concursos de caricaturas tienen que tener lugar en el futuro?

- Sí. Si ellos fueran abandonados frente a la amenaza de asesinato, las personas asociadas con ISIS o grupos similares podrían tender a recurrir a otras manifestaciones de la cultura occidental que consideren ofensivo. Lo que es más, a menos que una manifestación de la libertad de expresión esté prohibida por las leyes del país en cuestión (aquí, Estados Unidos), no debe ser 'prohibida' a través de la autocensura debido a las amenazas de violencia. Una amenaza de violencia nunca puede ser una buena razón para censurar.

Pamela Geller, organizadora del concurso y presidente de la AFDI, dijo que el tiroteo fue una prueba de lo "necesario que era nuestro evento". ¿Es así?

- Sí. Si los EE.UU. considera que la libertad de expresión es un derecho que debe ser defendido, no puede renegar de esa idea debido a la amenaza de violencia. Podría optar por modificar esa idea si razonado argumento fuera presentado, pero no con amenazas. Si los EE.UU. permitieran que amenazas llevaran a abandonar sus compromisos con la libertad de expresión en relación con una religión, pero no con otras, o en relación con la religión, pero no profundas ideas seculares, eso aumentaría la tensión religiosa, no la disminuiría. No ayudaría a la cohesión comunitaria, ayudaría al aislamiento y la autosegregación de algunos grupos.

Entonces las lecciones de los ataques de Charlie Hebdo en París, ¿no son suficientes?

- Los ataques de Charlie Hebdo demostraron que algunos grupos están preparados a asesinar a otros con tal de suprimir la libertad de expresión. La lección debe ser que las amenazas de violencia son ilegítimas como respuesta.

¿Qué sigue en el caso del tiroteo de Texas?


 -La policía y los servicios de seguridad tienen que desplegar la inteligencia a su disposición para atacar individuos preparados para asesinar a ciudadanos del país en que viven en una etapa temprana. Se esperaría que los organizadores de este tipo de eventos alerten a la policía con mucha antelación. Mientras tanto, la seguridad en las oficinas de Charlie Hebdo podría haber sido más eficaz. Las personas (como los dos aspirantes a asesinos en Texas) que representan un peligro para los demás podrían depender de una serie de excusas para cometer asesinato (por ejemplo, los bombardeos de la maratón en Boston) y no es posible decir que un ciudadano que no tiene ninguna implicación personal en dibujar caricaturas esté seguro. Los terroristas indiscriminadamente eligen ciudadanos, incluidos niños, si consideran que su causa exige asesinato.