La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) está considerando una misión no tripulada a la a luna para 2018, todo para esforzar su tecnología aerospacial y seguir el ritmo de otras potencias que han explorado el satélite de la tierra.

La JAXA divulgó el plan a un panel de expertos, incluidos los miembros del gabinete y el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología el lunes pasado.

Japón planea usar el SLIM (Smart Lander para la Investigación de la Luna) de la sonda que será transportado por el cohete Epsilon.

Si el plan es aprobado, la agencia tiene que reunir el financiamiento para el proyecto. Los medios japoneses estiman que la misión tendrá un costo de al menos 10 mil a 15 mil millones de yenes, el equivalente a 125 millones de dólares

El objetivo principal de la siguiente misión es recoger datos y tecnología que permitan llevar a cabo un aterrizaje suave con un alto nivel de precisión.

Si los planes de la JAXA tienen éxito, Japón será el cuarto país en enviar una sonda no tripulada a la Luna después de Rusia, Estados Unidos y China, según datos del periódico japonés.

La primera misión del Programa de Exploración Lunar japonesa comenzó en 2007. El país lanzó el orbitador lunar Kaguya, el cual fotografió cráteres y otras características de la superficie de la luna.