Este jueves la Asamblea de legisladores de Wisconsin, Estados Unidos, aprobó el proyecto de ley contra el aborto después de cinco meses de embarazo, en la que se declara que todos los médicos que realicen abortos serán fuertemente castigados.

La propuesta afirma que los médicos que realicen abortos después de 20 semanas de embarazo en casos que no son de emergencia podrían ser acusados por cometer un delito grave, ser multados hasta por 10 mil dólares o ser enviados a prisión por tres años.

La nueva ley no tomará en cuenta si el embarazo es no deseado o si fue concebido a partir de una violación o incesto.

Previamente la propuesta fue aprobada por el Senado estatal, ahora pasará a manos del gobernador republicano Scott Walker, quien siempre ha estado favor de la prohibición del aborto, informó el periódico "Wisconsin State Journal".