"La jodimos". Con esa frase Michael Horn, director de Volskwagen para Estados Unidos, reconoció el error de la compañía y pidió disculpas por el escándalo que les envuelve, y que les ha hecho perder hasta el momento cerca de 20 mil millones de dólares, según informa "Forbes". 

Recapitulemos. Volkswagen fue acusada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos de haber manipulado cerca de 11 millones de automóviles, con lo que permitían "disfrazar" a algunos autos que emitían gases hasta 40% superior de lo permitido

Algunos de los modelos son: Golf, Jetta, Passat y Beetle. Este escándalo ha pueso en jaque al CEO de la compañía, Martin Winterkorn, quien ofreció disculpas el fin de semana a sus clientes y prometió llegar al fondo de este asunto. 

A continuación recordamos otros escándalos protagonizados por empresas automovilísticas

1. Toyota

Durante 2009 y 2010, la compañía realizó una retirada masiva de vehículos ya que registraron algunos aceleradores que se atascaban, lo cual evidentemente podría causar algún accidente. 

La Oficina del Fiscal de Estados Unidos acusó a la empresa originaria de Japón de haberle mentido a sus consumidores. Toyota terminó pagando mil 200 millones de euros como compensación, con lo que se evitó el proceso penal. 

2. Hyundai y KIA

Los vehículos propiedad de la automotriz de Corea del Sur gastaban más gasolina de la que indicaban, esto según una investigación dada a conocer en 2012. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos mostró que por cada cien kilómetros recorridos, se llegaba a consumir hasta 1.5 litros más de combustible. 

Este escándalo derivó en el pago de cerca de 300 millones de dólares en multas para las compañías. 

3. General Motors

En 2013, la compañía estadounidense fue acusada de ocultar un defecto en el encendido de los automóviles: la llave podía saltar accidentalmente a la posición de apagado, aún cuando se estuviera en plena conducción. A este defecto se asociaron 124 muertes y 275 personas heridas en accidentes. 

Fue hasta febrero de 2014 cuando GM llamó a revisión 2.6 millones de unidades, las cuales fueron vendidos entre 2003 y 2011. Pagaron 900 millones de dólares a las autoridades americanas y 625 en un fondo de compensación. 

4. Takata

La TSA denunció en 2014 que las bolsas de aire de la empresa japonesa Takata tenían un defecto. Esto afectó a fabricantes como Nissan, Honda, Ford, Chrysler y BMW. Entre lo que se denunciaba, es que las bolsas podían explotar una vez activadas y que se podrían arrojar piezas metálicas. 

A estos hechos se asociaron seis muertes en accidentes y poco más de un centenar de heridos. Por este defecto, casi 34 millones de vehículos fueron llamados a revisión.