Dos llamas, una de color blanco y una negra, fueron perseguidas por varias de personas durante casi 45 minutos en las calles de Sun City, en Arizona.

Los animales corrieron por las calles mientras los voluntarios intentaban atraparlas. La persecución fue difícil dada la velocidad y agilidad de las llamas, sin embargo, finalmente fueron capturadas.

Hasta el momento desconoce de dónde se escaparon.

El hecho fue todo un acontecimiento mediático que dio pie a una cobertura en la que se utilizaron hasta helicópteros, para reportar los hechos en vivo y en directo a través de los diversos canales de la televisión local.