Una niña de seis años, vestida con un traje tradicional galés, fue la encargada de entregar un ramo de flores a la reina en el momento de su salida del estadio Millennium, ubicado en Cardiff.

Sin embargo, después de la entrega de las flores, un soldado la golpeó accidentalmente al momento de despedir de manera oficial a la reina.

Al parecer la reina no se dio cuenta del accidente y el soldado tampoco tuvo una reacción de disculpa inmediata.