Todo ocurrió en un restaurante de comida rápida en Estados Unidos. El video comienza cuando dos policías intentan detener a un persona. Le indican que se tire al suelo para esposarlo. Pero el tipo se resiste, por lo que uno de los oficiales le dispara un electrochoque.

Ahí, todo comenzó a salir mal, muy mal. El hombre que iba a ser arrestado con una fuerza y resistencia descomunal aguantó el primer electrochoque y comenzó a golpear a los policías. Luego, los oficiales le lanzaron dos electroshocks más y ni así pudieron detenerlo.