El juicio del campeón paralímpico sudafricano Oscar Pistorius , encarcelado desde octubre por matar a su novia, será reexaminado en apelación, con riesgo de un veredicto más severo, decidió el miércoles la jueza que lo condenó a cinco años de cárcel por homicidio involuntario.

El célebre deportista siempre afirmó que ignoraba que su novia estaba encerrada en el baño cuando vació su pistola sobre la puerta la noche de San Valentín de 2013.

Cuatro balas mortales, disparadas según él no para matar a Reeva Steenkamp, una modelo de 29 años, o a cualquier otra persona, sino porque él se creía amenazado por un ladrón.

La cuestión consiste en saber si este atleta, seis veces medalla de oro, tenía consciencia de que podía matar a alguien, y hubiera debido por lo tanto ser condenado por asesinato, o si por el contrario, la jueza Thokozile Masipa tuvo razón al calificar su gesto de negligencia.