Los guardias del Palacio de Buckingham, ubicado en Londres, Inglaterra, son notoriamente difíciles de distraer. Para los turistas es imposible conseguir una mínima señal de sonrisa o cualquier otro tipo de reacción.

Pero esta vez ocurrió lo inesperado cuando se llevaba a cabo el tradicional cambio de guardia. ¿Qué pasó? Un turista logró captar con su cámara el momento en que uno de los guardias resbaló y cayó al suelo.

El guardia no pudo evitar soltar una sonrisa ante la sorpresa de todos, pero se recuperó rápidamente para saludar a su compañero, quien actuó como si nada hubiese pasado y tomó su lugar.

El soldado, no identificado, se cree que se cayó debido a los protectores metálicos clavados en las suelas de sus botas.

David Meadwell es el nombre del turista de 50 años que grabó toda la maniobra, según informes del periódico británico "The Telegraph".

Miles de turistas se reúnen para ver el cambio de guardia del Palacio de Buckingham a las 11:30 horas todos los días en verano y cada dos días en invierno.