Ante más 20 mil personas, el papa fue enfático: "Acérquense a los ciudadanos de segunda categoría".

Esto lo afirmó en la homilía de la misa que ofreció en el Madison Square Garden, en español. Allí dio un poderoso sermón sobre cómo los ciudadanos sin derechos deben ser amparados por aquellos con más privilegios:

"Las grandes ciudades esconden el rostro de tantos que parecen no tener ciudadanía o ser ciudadanos de segunda categoría (...) en las grandes ciudades, bajo el ruido del tránsito, bajo el ritmo del cambio, quedan silenciados tantos rostros por no tener derecho a ciudadanía; se convierten en parte de un paisaje urbano que lentamente se va naturalizando ante nuestros ojos y especialmente en nuestro corazón", reflexionó.

De esta manera, el Sumo Pontífice se refirió a los que no tienen derecho alguno, como los extranjeros sin documentos, los "sin techo" o los que no tienen servicios de salud. "Todos aquellos que quedan al borde de las calles en un anonimato ensordecedor". Por eso invitó a sus feligreses a ayudarlos para encontrar la paz.

Este fue el último evento del Papa en Nueva York, ya que mañana irá a Filadelfia.