El arresto de una mujer afroamericana embarazada en un estacionamiento en Barstow, California, despertó la polémica acerca de la violencia policial contra la población negra de Estados Unidos.

La detención fue grabada por una cámara policial. En el video se muestra a un agente esposando a Charlena Michelle Cooks, una mujer embarazada. La captura se produjo ante la queja de otra mujer.

El llamado al que acudió la Policía provenía de una mujer no identificada, la cual al parecer había tenido una discusión con Cooks por un incidente automovilístico.

La mujer que hace la denuncia relata que Cooks se comportaba de manera agresiva, aunque admitió que su auto no había sufrido ningún daño.

Para confirmar los hechos, el policía se dirigió a hablar con Cooks. Al escuchar su versión, le pidió su nombre, esta se negó a darlo y dijo que debía consultar si estaba obligada a proporcionarlo.

El oficial le dijo que debía hacerlo, pero ella se resistió, así que el oficial decidió arrestarla. La víctima grita: “¡No me toque, estoy embarazada, no me toque!”, pero aún así la tiró al suelo.

El hecho ocurrió en enero, pero la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), lo subió a Internet la semana pasada.

La ACLU dice que el arresto de Cooks fue ilegal porque según la ley de California la autoridad puede pedir una identificación pero eso no quiere decir que el ciudadano tenga la obligación de mostrarla, informó el periódico estadounidense “Los Angeles Time”.