Un guardacosta de Argentina hundió a un buque chino que realizaba actividades de pesca ilegal en aguas del Atlántico Sur, informó la Prefectura Naval.

"Se le detectó en plena tarea de pesca (ilegal) y fue advertido para que detuviera su marcha. Ante la negativa del buque infractor se inició persecución que terminó con el hundimiento del pesquero. Los tripulantes fueron rescatados con vida", precisa un comunicado de la policía guardacostas.

El barco fue detectado el lunes "cuando pescaba ilegalmente a través de Puerto Madryn (a mil 300 kilómetros al sur de Buenos Aires)", que como varias zonas del Atlántico en Argentina es frecuente el hallazgo de embarcaciones en tareas ilegales de pesca.

Las autoridades argentinas aseguran que se realizaron "reiteradas llamadas por radiofrecuencia (en español y en inglés) y se realizaron señales sonoras y visuales".

Sin embargo, "el buque apagó sus luces de pesca e inició la huida en navegación hacia aguas internacionales, sin responder a los permanentes llamados. En defensa de los recursos ictiológicos (marinos) y ante la negativa del buque para ser abordado, se efectuaron disparos intimidatorios que tampoco lograron detenerlo", relató la Prefectura.