Un apicultor chino no dejó que el millón de abejas que envolvían su cuerpo le impidieran fumar.

Gao Bingguo, de 55 años, estableció un nuevo récord mundial Guinness el lunes después de ser cubierto masivamente por estos insectos.

Gao, de la provincia de Shandong, ubicada al norte de China, primero colocó sobre él un grupo de abejas reinas en cajas, para poder atraer fácilmente a las abejas obreras.

A sus pies se arrojaron otras cajas con abejas las cuales lentamente se fueron distribuyendo en todo su cuerpo.

Además de sufrir dos mil picaduras logró encender un cigarrillo.

Su temperatura corporal se elevó a más de 60 grados centígrados durante el intento y después tuvo que tomar un baño para calmar el dolor de las picaduras.

El récord fue validado por los funcionarios de los Récords Mundiales
Guinness, informó el periódico británico "Mirror".