El Consejo Electoral Nacional de Venezuela inició este miércoles la revisión de un millón 850 mil firmas recolectadas por la oposición para solicitar un proceso revocatorio contra el mandato de Nicolás Maduro.

La revisión consiste en contar las planillas y las firmas que tiene cada registro, para después hacer una verificación presencial que se puede extender durante cinco días. Durante el proceso, el CNE puede convocar a los firmantes para ratificar su huella dactilar y su rúbrica.

De este cumulo de firmas, el CNE debe validar al menos 195 mil 721, el uno por ciento del padrón electoral para así pasar a la siguiente fase de revocatorio, informó el diario "G1".

Ante la situación, Maduro señaló que demandará un resarcimiento contra la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición que convoco la recolección de firmas, en caso de que se detecte una rúbrica falsificada.

Además, el gobierno de Maduro señaló que esta dispuesto a ir a referendo si todo se ratifica, con la confianza que el pueblo lo apoye.