Debido a una disputa entre el gobierno de Nicolás Maduro y una de las grande empresas cerveceras del país, se ha detenido la producción amenazando dejar sin cerveza a los venezolanos.

La semana pasada miembros del sindicato Sintraterricentro lograron que la cerveza Polar detuviera su producción en las fábricas de Caracas, Barcelona y otras plantas del centro del país.

La huelga organizada por los sindicalizados, quienes no han negado tener una relación con el gobierno de Nicolás Maduro, demanda asuntos relacionados con los salarios.

Por su parte, el presidente venezolano ha insinuado que Lorenzo Mendoza, dueño de Empresas Polar, se niega a escuchar los deseos de su empleados.

Mientras, la compañía afirma que no está interesada en realizar algún tipo de negociaciones con los miembros del sindicato, ya que asegura que las acusaciones que se han hecho hacía la empresa son falsas.

La cervecería Polar es parte de Empresas Polar, compañía que produce marcas de alimentos básicos y producen más de 80 por ciento de la cerveza que se se vende en el país.

A pesar del conflicto, la venta de cerveza continúa. Sin embargo, la cervecería Polar no es la única que está sufriendo una baja es sus niveles de producción, también la sufre la Organización Cisneros debido a que el Gobierno no les ha permitido exportar materia prima necesaria, informó el periódico español "El País".