Investigadores del Centro de Investigación Scripps (SRI por sus siglas en inglés) ubicado en San Diego, California, han desarrollado un nuevo método para combatir el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del SIDA, el cual consiste en crear una "molécula artificial" que actúa como un anticuerpo y que ha demostrado un alto nivel de efectividad.

Hasta ahora, algunos tratamientos para combatir a la enfermedad consisten en incrementar la producción de anticuerpos en el cuerpo humano para poder neutralizar el VIH. Pero su punto débil es que tienen una capacidad limitada para bloquear por completo al virus.

La molécula artificial eCD4-Ig, creada por el Michael Farzan y su equipo de investigación, demostró ser superior a los anticuerpos naturales conocidos para combatir el VIH en las pruebas de laboratorio, de acuerdo a lo publicado en la revista científica Nature.

Para los investigadores esto fue un éxito, sin embargo, tenían que probar el eCD4-Ig en animales, para lo cual mezclaron la molécula desarrollada con un virus inofensivo e infectaron a cuatro monos. Cuando el equipo inyectó dosis altas de VIH a los monos, estos no resultaron infectados.

"Necesitamos realizar más estudios en monos para observer mejores cambios", aseguró el investigador Michael Farzan, citado por la revista Science Magazine.