El pasaporte sirio que apareció junto con uno de los terroristas que participó en los atentados del pasado viernes continúa siendo investigado debido a que podría ser una prueba falsa de identidad.

Supuestamente el documento pertenecía a un hombre llamado Ahmad Al Mohammad, de origen sirio nacido en 1990. Sin embargo, la policía serbia encontró a otra persona con los mismos datos pero distinta fotografía.

De acuerdo con “The Guardian”, funcionarios serbios creen que ambos documentos son falsos por esa razón en conjunto con las autoridades francesas trabajan para descubrir el origen de los documentos.

El hombre que llevaba el documento en París supuestamente llegó a Europa con un grupo de refugiados a la isla griega Leros en octubre y se le perdió el rastro en Croacia.

Mientras que el hombre con el otro pasaporte se descubrió en un centro de refugiados en Presevo, Serbia, según el diario “Blic” y ya fue detenido para ser interrogado.