Los refinados comensales de un caro restaurante en Moscú jamás se llegaron a imaginar que la carne que consumían pertenecía a felinos como tigres y leopardos. Las autoridades encontraron 50 kilogramos de carne que corresponde a tigres y leopardos siberianos, especies en extinción.

Estas muestras de carne ahora están siendo estudiadas por científicos, pero este incidente reveló un gusto excéntrico entre la élite rusa: consumir carne de tigre para "mejorar" su rendimiento sexual y en los negocios. Un kilogramo de la misma puede costar tres mil dólares. La piel del felino, 10 mil, informó el tabloide Daily Mirror.

Un hombre vietnamita fue arrestado y las pieles confiscadas en el proceso.

En la galería: Cosas asquerosas encontradas en comida. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".