Una pareja de turistas chinos proyectó la imagen de Buda en Bamiyán, Afganistán, catorce años después de que fue destruido por los talibanes.

La iniciativa fue de Zhang Xinyu y Liang Hong, un matrimonio chino que recorre Asia siguiendo la "Ruta de la Seda".

Los Budas de Bamiyán fueron dos monumentales estatuas procedentes del siglo V o VI, en Afganistán. En 2001 el gobierno de los talibanes ordenó su destrucción por considerar que, al ser ídolos realizados antes de la llegada del Islam a la región, tenían que ser demolidos.

Una situación similar se vive en la actualidad con el grupo yihadista Estado Islámico, el cual ordenó la destrucción de estatuas en la ciudad de Palmira, en Siria, por la misma razón. Anteriormente ya se han publicado imágenes de ISIS destruyendo antigüedades en el país, las cuales podrán recordar en la galería de fotos.