Un joven chino preocupado por perder a su novia, tuvo la idea de animarla a comer hasta cinco comidas al día para que engordara.

El chico de Guangzhou, ciudad ubicada en la provincia de Guangdong, constantemente tenía miedo de perder a su novia por causa de otro rival con mayor potencial.

Por esa razón, instó a comer a su novia, de apenas 50 kilogramos, para que no tuviera más admiradores. Así, la mujer duplicó su peso en un año.

Recientemente el chico se sintió tan seguro que le propuso matrimonio. Según el periódco chino "Shout China Morning Post", él se presentó con un ramo de flores especial para el compromiso y unos chocolates, con lo que logró que ella aceptara.

Se prefirió no proporcionar detalles sobre los nombres o edades de la pareja, informó el "Shout China Morning Post".