Al menos cuatro personas murieron este sábado en el accidente de un avión militar de carga cerca del aeropuerto San Pablo de Sevilla.

Otros dos de los seis tripulantes que se encontraba abordo han sido rescatados y trasladados a hospitales sevillanos.

El presidente de gobierno, Mariano Rajoy ha confirmado que los tripulantes eran españoles y trabajadores de Airbus, además que lamento su muerte.

Según testigos, el avión sufrió problemas en el vuelo y consiguió realizar un aterrizaje forzoso, pero durante la maniobra chocó con una torre de alta tensión, lo que provocó que la aeronave se incendiara.

En el lugar del suceso se puede ver una montaña de cenizas, una parte de la torre de electricidad derrumbada y tan solo dos grandes trozos del avión más o menos enteros.

El accidente se ha producido muy cerca de la planta de Airbus, justamente en un terreno agrícola situado entre Aerópolis, polígono industrial dedicado a la aeronáutica, y un parque empresarial y comercial donde existe una gran superficie conocida como Factory Aeropuerto

El aeropuerto de Sevilla se vio obligado a cerrar temporalmente tras el accidente, sin embargo la actividad se reanudó horas más tarde. 

El A400M es el avión militar de hélices más grande del mundo, informó el periódico español El Mundo.