La oposición venezolana instó a presionar por un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, luego de que el poder electoral anunciara que la recolección de firmas no sería antes de octubre.

"Toda la intención ha sido tratar de desmoralizar. Sepan que nosotros mantenemos lo que hemos convocado para el 1 de septiembre, la toma de Caracas", dijo el excandidato presidencial, Henrique Capriles, en alusión a una manifestación nacional que organiza la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). "Vamos a hacer valer nuestro derecho constitucional", enfatizó.

AFP

Foto:

En la práctica, este plazo posterga el revocatorio para después de enero del próximo año, cuando Maduro, en caso ser derrotado, sería reemplazado por su vicepresidente. En cambio, si el mandatario pierde el referendo este año, es obligatorio hacer nuevas elecciones.

Capriles reiteró su llamado a una movilización nacional hacia Caracas el 1 de septiembre para exigir que el Consejo Nacional Electoral (CNE) fije la fecha en que se recaudarán las rúbricas (20 % del padrón electoral) y poder celebrar la consulta este año.

"Al CNE no le va a quedar más remedio" que dar paso al referendo, afirmó el también gobernador del estado Miranda, para quien el mecanismo se puede convocar en 2016, incluso si las firmas se recogen a fines de octubre.

Sin embargo, tras ese requisito la autoridad electoral, acusada por la oposición de servir al gobierno, cuenta con tres meses para organizar la consulta.