En últimas noticias sobre el atentado en Ankara, la policía de Turquía detuvo a varios sospechosos vinculados a la explosión que mató a más de 35 personas el domingo.

Pocas horas después del ataque, la aviación turca bombardeó varias bases del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), en el norte de Irak, por su posible responsabilidad en el atentado.

El lunes, las autoridades turcas detuvieron a cuatro hombres durante una redada en la localidad de Sanliurfa, al sudeste del país. Esto, después de recibir información de que el vehículo utilizado en el atentado había sido comprado en esa ciudad.

"Pensamos que uno de los responsables es una mujer relacionada con el PKK", dijo a la AFP un responsable turco que no quiso identificarse.

El atentado del domingo ocurre apenas unas semanas después del terrible ataque del 17 de febrero en Ankara, cuando un coche bomba mató a 29 personas.