Estados Unidos y Turquía han acordado establecer una llamada “Zona libre de ISIS” por toda la frontera entre Turquía y Siria. La creación, de acuerdo a las autoridades norteamericanas, va a incrementar la seguridad y la estabilidad en la región. Todavía no se sabe cómo esta zona segura será vigilada, pero está siendo alabada como una victoria diplomática de Turquía, que ha buscado por mucho tiempo crear una barrera en el norte de Siria. Su implementación llegaría justo en el momento en que pareciera “probable que los Estados Unidos intensifiquen su campaña contra el Isis. Es para eso que la zona será diseñada”, dice Ivan Eland, director del Centro sobre Paz y Libertad del Instituto Independiente.

¿Qué hay detrás de la creación de esta zona?
– Los soldados de ISIS pueden, en este momento, lanzar ataques por toda la frontera rocosa entre Turquía e Irak y Turquía y Siria. Ellos tienen algo de seguridad fuera de las fronteras de Turquía. Turquía y los Estados Unidos están tratando de reducir este refugio. Si se instala una zona segura, los refugiados podrán volver a Siria y dejar Turquía.

Turquía se está viendo cada vez más involucrada en la lucha contra Isis. ¿Es peligroso esto?
– Un poco. Turquía necesita hacer más, porque los Estados Unidos no pueden. Turquía está más amenazada por el ISIS que Estados Unidos. Los turcos incluso han ayudado a ISIS dejando que sus batallones crucen la frontera a Siria, porque Turquía quiere que el presidente Assad sea sacado del poder. Turquía todavía está demandando esta zona libre como pago por el uso que está haciendo Estados Unidos de sus bases aéreas para bombardear a ISIS. Los Estados Unidos no deberían esencialmente sobornar a Turquía para que se defienda a sí misma. Además, Turquía está bombardeando a una de las pocas fuerzas terrestres que han sido efectivas contra ISIS: los kurdos. Una fuerza terrestre es muy necesaria para eliminar a Isis, con más bombardeos de Estados Unidos y Turquía, ya que otros países no van a hacerlo, lo que podría ser contraproducente. Así que, en general, la contribución de Turquía puede ser negativa.

Con la creación de esta zona, ¿Estados Unidos intensificará su campaña contra Isis?
– Es posible, y en realidad es para lo que fue diseñada. Va a ayudar a mantener al ISIS fuera de Turquía, lo que la hará más segura. Este es el precio que Estados Unidos tendrá que pagar necesariamente para mantener a Turquía dentro de la guerra contra ISIS.

La creación de esta zona, ¿es una victoria diplomática de los turcos?
– Sí, es el precio que Turquía le puso a su participación en la guerra, y ya lo tiene.

¿Quiénes se verán afectados por esta zona?
– ISIS será bombardeado en mayor medida, pero también lo serán los kurdos, una de las pocas fuerzas terrestres efectivas que tiene Estados Unidos para combatir a ISIS. En general, el resultado de la entrada de Turquía a la guerra será contraproducente. La excepción podría darse si es que ellos pelean contra ISIS por tierra.

¿Qué es lo que viene?
– Mientras los turcos no manden fuerzas terrestres para combatir al ISIS, los bombardeos continuarán y sólo serán marginalmente efectivos contra el Estado Islámico e incluso podría generar más combatientes del ISIS como efecto de arrastre. Si es que los kurdos están realmente debilitados como fuerza terrestre por los bombardeos turcos, esto podría significar otra consecuencia negativa de la entrada de ellos a la guerra.