Veintidós rebeldes sirios favorables a Turquía resultaron heridos en un ataque químico del grupo Estado Islámico (EI) en el norte de Siria, afirmó este domingo el Ejército de Turquía.

"Después de un cohete disparado por Dáesh (acrónimo árabe del EI), 22 miembros de la oposición quedaron afectados en los ojos y el cuerpo por un gas tóxico", anunció el Estado Mayor turco en un comunicado citado por la agencia progubernamental Anadolu.

Según el Ejército, el ataque se produjo en la región de la localidad de Jaliliya, al este de Al Rai. Los rebeldes heridos fueron trasladados a Turquía por equipos de la agencia del Gobierno turco a cargo de situaciones de emergencia (AFAD) y fueron ingresados en el hospital de la ciudad fronteriza de Kilis, según la prensa turca.

Los socorristas llevaban trajes especiales y máscaras de gas, según imágenes de la televisión en las que se podían ver algunos rebeldes sirios transportados en camillas al hospital.

Los rebeldes sirios apoyados por militares turcos tratan de expulsar a los yihadistas del EI de la zona fronteriza con Turquía, en el norte de Siria. Hasta ahora, retomaron el control de Jarablus y Al Rai, y avanzan hacia Al Bab.

El Ejército turco que apoya activamente la oposición siria intervino en agosto en el norte del país para hacer frente a los yihadistas y a los rebeldes kurdos sirios.