Por haber tallado la inicial de su nombre, una letra "K" de 25 centímetros de largo, en la pared del histórico Coliseo Romano, un turista ruso deberá pagar la cantidad de 25 mil dólares.

Un guardia de seguridad del inmueble lo descubrió tallando la pared con una piedra del lugar. Según se reporta, este es el quinto ataque que el inmueble ha recibido en lo que va del año.

"No puedes escribir en una pared histórica. Simplemente está prohibido", comentó la directora del Coliseo, Rossella Rea, al diario The Guardian.

El Coliseo es un anfiteatro de la época del Imperio Romano. Se construyó en el Siglo I. Actualmente recibe a seis millones de visitantes cada año.