En Brasil se está realizando el juicio de tres presuntos caníbales, quienes asesinaron por lo menos a dos mujeres en 2012. Allí, se conoció su historia a través de los medios: atraían a las mujeres con promesas de trabajo y luego las mataban para hacer comida (pasteles o empanadas) con ellas. Esta se vendió a escuelas y hospitales.

Jorge Beltrao Negro Monte da Silveira, su esposa Isabel Cristina Pires y Bruna Cristina Oliveira da silva, quien vivía con ellos, les decían a las mujeres que atraían que trabajarían como niñeras. Luego de que los arrestaron, confesaron el crimen: hacen parte de una secta que plantea reducir la población mundial. El juicio comenzó ayer y los podrían condenar a 30 años de prisión, informó el tabloide británico Daily Mirror.

La policía encontró los restos de dos mujeres en el patio trasero de la casa de los sospechosos. Se cree que existe otra víctima. Esta también afirma que cuando mataban a las personas comían partes de su cuerpo y luego vendían los pasteles con su carne, diciendo que tenían atún y pollo. También se encontró un diario de Silveira llamado "Revelaciones de un esquizofrénico", en el que confesaba su deseo de matar mujeres.