El gobierno brasileño decretó este martes un "luto oficial de tres días" por las víctimas del accidente aéreo que diezmó al equipo de Chapecoense de Brasil, antes de aterrizar en la ciudad colombiana de Medellín. El equipo de futbol se dirigia a jugar su primera final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional.

El presidente Michel Temer precisó en su cuenta Twitter que el gobierno había movilizado a la aeronáutica y al ministerio brasileño de Relaciones Exteriores para prestar apoyo a los familiares de las víctimas.

"El gobierno hará todo lo posible para aliviar el dolor de los amigos y familiares del deporte y del periodismo nacional", tuiteó el mandatario.

De acuerdo con los primeros resportes, 6 personas sobrevivieron al trágico accidente de las cuales una falleció momentos después de ingresar al hospital.