El miércoles por la mañana (tiempo local), en la península del Sinaí, los militantes del Estado Islámico realizaron ataques simultáneos a cinco centros de control del ejercito egipcio, dejando  17 soldados muertos y 30 heridos.

Sin embargo, al finalizar el día, un portavoz de las fuerzas armadas de Egipto confirmó que el ejército retomó el control de la situación en el norte de la península.

Al menos 17 agentes de seguridad murieron en los ataques recientes y 100 terroristas fueron asesinados, informó el militar.

El Estado Islámico ha atacado mayoritariamente en Irak y Siria y también se adjudicó los últimos ataques terroristas en una mezquita de Kuwait y un hotel de Túnez, informó el canal estadounidense “CNN”.