Miles de personas se dieron cita en las principales plazas públicas del país para marchar la noche del pasado lunes 19, tras darse a conocer la muerte de Alberto Nisman, fiscal que acusó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de encubrir a Irán en el caso AMIA.

En la Plaza de Mayo, los manifestantes utilizaron pancartas como "Yo soy Nisman", en alusión a "Je suis Charlie", frase que caracterizó las protestas realizadas en Francia hace unas semanas, tras el atentado terrorista a la redacción del semanario de sátira Charlie Hebdo.

"En el caso del ¿suicidio? del fiscal a cargo de la causa AMIA, Alberto Nisman, no sólo hay estupor e interrogantes, sino que además una historia demasiado larga, demasiado pesada, demasiado dura, y por sobre todas las cosas, muy sórdida: la tragedia del atentado terrorista más grande que se produjo en la Argentina", escribió ayer la presidenta Fernández de Kirchner, en una carta dirigida a la nación.